Vivencia del ayer
Ingresar al pasado, esa es exactamente la sensación. Paredes que muestran su hechura de anchos ladrillos sin revoque, forma de rancho de adobe con techo de chapa a dos aguas, esta pintoresca imagen, bien podría formar parte de una tarjeta postal. Su interior es amplio, con piso de ladrillos, las mesas aún alumbradas a vela y el antiguo sótano que supo conservar intacto, con la frescura de la sierra el sabor de vinos, quesos, jamones, chorizos de campo y salames

El viejo “Rancho de Diez”
De visita por Tandil, fue imposible resistir su encanto. En la esquina oeste de 14 de Julio y San Martín, se emplaza una propiedad muy antigua: el “Rancho de Diez”. Su principal característica es la construcción sin ochava. De ladrillo y barro, es el único que mantiene su primitiva estructura. Actualmente ha sido reciclado, conservando sus características originales. Allí funciona: "Época de Quesos".


Historia
Según los datos que pudimos extraer de catastro de la Municipalidad, su construcción data del año 1894, como edificación. Pero la historia lugareña nos dice que fue construido en el año 1860, siendo hasta 1920 lugar de encuentro de carretas. “La Posta” poseía 3 habitaciones, el sótano, era otra habitación donde descansaban los arrieros, la sala mayor, donde hoy funciona la quesería, era parte del despacho de bebidas. El patio se encontraba alambrado para que no se mezclara la hacienda de las distintas chacras. El espacio era utilizado para atar los caballos. Por aquí desbordaba un arroyo: “El Blanco”, sobre la calle San Martín, el cual hoy en día se encuentra entubado. Las personas que llegaban tenían lugar para descansar, para distraerse en el bar, para dejar su carreta y conseguir agua para sus caballos, era realmente un privilegio. La familia Diez adquiere el inmueble en el año 1920, convirtiendo la esquina en un almacén de ramos generales. Era una época distinta. La palabra, la libreta, el fiado, el cliente, ésas eran sus características. Este almacén de ramos generales llevaba el nombre de "Almacén del Centro" y estuvo abierto hasta 1970, en el lugar vivían dos ancianas las cuales se alojaron allí por casi cincuenta años. Luego del cierre la Municipalidad de Tandil declaró la casa Monumento Histórico.

Época
La vieja morada permaneció cerrada durante veinte años. Las señoras fallecen. Los sucesores no realizan ninguna mejora. No hay proyecto para el lugar. Desde 1970 a 1990 fue una tapera. Esto ayudó a que se conservaran sus características originales, conservando su primitiva estructura. En la actualidad "Época de Quesos" se encuentra orgullosa en la histórica esquina. Enclavada casi en pleno centro de la ciudad. Con la misma estampa, desafiando al tiempo.

En 1974 fue considerado lugar de Interés Histórico Municipal y posteriormente declarado de Utilidad Pública. En 1990 Teresa Inza, tuvo la idea de instalar allí un negocio de venta de quesos. El lugar se encontraba totalmente abandonado. En él encontró una gran cantidad de mobiliario, reliquias, jarrones, aperos y hasta un jamón en el sótano. El reciclado le llevó casi un año. Con patio colonial y matera incluida recibe parroquianos de todos los puntos del país.

El turista puede encontrar una amplia variedad de productos regionales: tablas de quesos y fiambres, chacinados, dulces caseros, miel, embutidos y los clásicos, salamines tandileros. Un servicio a destacar: desayunos y meriendas campestres.

Guillermo González

Visitas: 899

Etiquetas: Tandil

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Red Social Turismo Rural para agregar comentarios!

Participar en Red Social Turismo Rural

Tweet